Feeds:
Entradas
Comentarios

Burgos- yggr- incomimg- students

 

Vienen y van las aguas del Arlanzón entre las vidas de los árboles, al costado de Burgos, cuando las vidas pasean a media tarde entre estos árboles del río, vienen y van los árboles cabeceando al viento, viene y va el viento que no se sabe dónde nace, porque el Arlanzón nace en el Pico de San Millán, en la Sierra de la Demanda, y las vidas que pasean abajo y arriba al costado de Burgos van y vienen algunas con bastones de nudos apoyando recuerdos, otras en cambio corren fugaces y en trajes de colores delante de sus madres, vidas diminutas como hojas pequeñas de los árboles, vidas secas, vidas enhiestas, vidas encorvadas, río Arlanzón que corre  mansamente, mansedumbre de aguas, mansedumbre de vidas, pasean las aguas al costado de árboles y las conversaciones y las confidencias y las nostalgias y los requiebros bajan como las aguas Burgos abajo, dejan la Catedral, la Plaza Mayor, sortean los afluentes de la existencia y apenas se oye ahora su caudal.

Me quedo oyendo el río, mirando a Burgos, pasan los años, pasan los árboles, pasan las aguas, viene y va en silencio el Arlanzón.

José Julio Perlado

 

Burgos-mmuj- río Arlanzon- wikipedia

 

(Imágenes. – el río Arlanzón a su paso por Burgos)

 

ciencia ficción.-55vv.-dibujo de Jaime Jones

 

“Resulta pasmoso pensar en la civilización que debe de existir en alguna parte del universo – decía Ray Bradbury -, tan increíblemente distinta e incluso más humana que nosotros. Es difícil imaginar una criatura que no se parece en nada a nosotros, a los seres humanos, pero naturalmente, así debe de ser. Cualquiera criatura nacida de un universo como el nuestro con soles tiene que ser una criatura solar, que teme a la oscuridad. Pero ahí termina todo y puedes ponerte a imaginar las formas y los tamaños, y la mejor forma de imaginar es meterse en la jungla o mirar en el mar a las criaturas que son totalmente distintas de nosotros y que con todo tienen muchas características semejantes a las nuestras. El delfín, la ballena. De modo que puedes imaginar a arañas que son humanas, que rechazan la muerte, que rechazan el asesinato, que temen a la oscuridad. Ésas son todas las cosas que tendríamos en común. La elección entre el bien y el mal, el libre albedrío… si eso existe en la criatura, entonces es que estás mirando a un ser humano en otro planeta. Podría ser de cualquier tamaño, forma y color. Podría ser de 500 metros de ancho y 1,25 centímetros de alto; podría ser un largo gusano de diez kilómetros. Podría ser cualquier cosa, siempre y cuando pudiera comunicarse y rechazar los actos malvados.

 

ciencia ficción.-5f8989.-smashingpicture com

 

(…) Me gusta imaginar viajes por el campo con mis personas preferidas, quedarme despierto toda la noche en un tren con gente como Shaw, Chesterton, Aldous Huxley, es como un porche viajero. Cuando eras pequeño te encantaba cuando tus padres y familiares hablaban en el porche hasta última hora de la noche, esperabas que nunca terminara porque la conversación era muy agradable, se hablaba de la vida y tú todavía no habías vivido(…) Escribí un cuento sobre cruzar el  espacio con un robot de Georges Bernard Shaw con el que hablar. Me paso sentado muchas horas y él me cuenta sus prefacios y sus teorías sobre la fuerza de la vida. Es una idea deliciosa, la de sentarse con un robot, porque Shaw ya no está aquí. Siempre quise conocerle. A partir de esa frustración, he escrito un cuento que es un monumento a mi amor. Es un largo aparte filosófico, en realidad, en el que puedo hacer que Shaw diga algunas cosas sobre sí mismo”.

(Pequeño recordatorio de Ray Bradbury cuando se cumplen sesenta años de la aparición en España deCrónicas marcianas”)

 

escritores.-5cdd.-Ray Bradbury.1986.-Doug Pizac

 

(Imágenes- 1.-Jaime Jones/ 2.- smashingpictures/ 3.- Ray Bradbury- 1986- Doug Pizac)

VALOR DEL SILENCIO

 

silencio-unnb-Michal Lukasiewicz

 

Oigo el silencio. En medio de tanta palabra ociosa e innecesaria, oigo el mundo de las palabras sin pronunciar, dichas en silencio, pensamientos que casi son palabras y que conviven con palabras y silencios de los demás. El aire invisible está lleno de silencios plenos de palabras. No se sabría decir si en este mundo de murmuraciones, justificaciones, explicaciones y diálogos banales, el número de palabras sin pronunciar domina al silencio aparente, y allí quedan revelados y brillantes como gotas en el ojo de un microscopio. Lo que sin duda es difícil comparar es el valor de las palabras pronunciadas y el de los silencios meditativos, silencios misteriosos que sin embargo, y por la fuerza de su mutismo, llegan siempre a su destino.

José Julio Perlado

(Imagen.-Michal Lukasiewic)

 

sol-nhyy-paisajes- Pierre Prins- museo d Orsay

 

“En agosto el sol desaparecía bajo la pesada estopa de un cielo gris de calor, pesado, húmedo, del que bajaba una luz difuminada, blanquecina y agotadora para los ojos, que apagaba en las calles las últimas huellas del color. En las fábricas de toneles los martillos resonaban con más blandura y los obreros se interrumpían a veces para poner la cabeza y el torso cubiertos de sudor bajo el chorro de agua fresca de la bomba. En los apartamentos, las botellas de agua y las de vino, más raras, se envolvían en trapos mojados (…) Durante semanas el verano y sus súbditos se arrastraban bajo el cielo pesado, húmedo y tórrido, hasta olvidar incluso el recuerdo de la frescura y el agua del invierno, como si el mundo nunca hubiera conocido ni el viento, ni la nieve, ni el agua ligera, y como si desde la creación hasta ese día de septiembre no hubiera sido más que ese enorme mineral seco y perforado de galerías recalentadas donde se movían lentamente, un poco extraviados, la mirada fija, unos seres cubiertos de polvo y de sudor.

(…) Ah, sí, el calor era terrible y a menudo volvía locos a casi todos, cada día más nerviosos y sin fuerzas ni energías para reaccionar, gritar, insultar o golpear, y el nerviosismo se acumulaba como el calor, hasta estallar aquí o allá en el barrio, leonado y triste (…)”

Albert Camus .- “El primer hombre”

 

sol-nnbbi- Oscar Bluemmer- mil novecientos veintisiete

 

(Imágenes.- 1- Pierre Prins.- museo d`Orsay/ 2.- Oscar Bluemmer– 1927)

BLANCOS DE ZURBARÁN

Zurbarán-nyyn- San Serapio- museo Thyssen

 

Blancos y pliegues y plumas y papeles que escriben los monjes, pero sobre todo blancos, blancos, la blancura de Zurbarán en el Thyssen a media mañana, mientras se deslizan por el Paseo del Prado automóviles de todos los colores y los blancos, sólo blancos de las mangas de los monjes, dejan escapar los dedos hacia el cielo, unos dedos señalando la altura de otro mundo, la hondura de la accesis. Blancos, blancos centrados en bodegones, entre cacharros del siglo XVll, entre frutas y cardo. La manga blanca del hábito de San Serapio cuelga sus pliegues atrayendo la mirada hacia la mano y la mano que lleva el pincel de Zurbarán nos lleva otra vez a lo blanco, se extiende en lo blanco, lo blanco invade el marco del museo y la pluma del monje se posa en el aire buscando acabar su escritura, apuntes que tratarán del cielo.

Luego están los ojos, pupilas que se cierran o que miran a lo alto, el blanco infinito y oculto para tantos humanos ya lo ha visto ese ojo del santo de Zurbarán que suplica, padece y contempla. Los blancos de los pliegues se alzan intentando seguir la visión de ese ojo pero no lo alcanzan, los pliegues de las ropas reposan sobre tierra, envuelven la tierra de ese monje que es polvo enamorado.

José Julio Perlado

 

Zurbarán-noon- monje- elmundo es

 

(Imágenes.- 1.- Zurbarán- San Serapio- museo Thyssen/ 2.- Zurbarán-elmundo es)

 

objetos-nnhu-maletas-Mayumi Terada

 

“Parece que las vacaciones son una prolongación natural del ocio latino ( es decir, de una meditación tranquila y ajena a las prisas) – escribe Adam Zagajewski en ‘Defensa del fervor” (Acantilado) – porque el ocio suele relacionarse con un estudio estático; siempre que oigo hablar de ese ocio me imagino una habitación con un sillón, llena de libros, música y álbumes de pintura. En cambio, las vacaciones son viajes. Las vacaciones significan un viaje, y cada viaje es por fuerza motivo de pequeñas y molestas incomodidades. La imprescindible inercia que reside en el corazón mismo del ocio latino se esfuma la víspera del día de salida, ya que el mero bailoteo alrededor de la maleta y las ofrendas que le hacemos de nuestras piezas de vestir, son una caricatura de la movilidad veraniega (…) En los viajes, como en los sueños, encontramos gente nueva y edificios antiguos, conocemos lugares que antes ignorábamos. Pero los sueños suelen engañar; las voces que oímos en ellos hablan demasiado deprisa, como si temieran la llegada del alba. Nuestra pequeña memoria no abarca lo que le susurran obstinadamente los sueños. En cambio, un viaje exitoso se convierte en algo parecido a un sueño ordenado y aumentado. Y también más lento: hasta el viaje más rápido es más lento que el sueño. Y más inteligible.

(…) En la cafetería, alguien se sentará en un velador vecino. Con alguien intercambiaremos algunas palabras. Hay que recordar que estos encuentros, si de veras llegan a ser encuentros, son algo extraordinario, un premio que nos otorgan los duendes del viaje”.

 

ciencia ficccion.-29uu.-Rabah Khalil.-23 historias de viajes en el tiempo y lugar.-2010.-

 

(Imágenes- 1.-Mayumi Terada/ 2.-Rabah- Khalil- artpalestine órg)

LA MUCHACHA DE VERMEER

 

800px-Johannes_Vermeer_(1632-1675)_-_The_Girl_With_The_Pearl_Earring_(1665)

 

“La muchacha de Vermeer, famosa ahora,

me está mirando. La perla me mira.

La muchacha de Vermeer tiene los labios

rojos, húmedos y brillantes.

 

Muchacha de Vermeer, perla,

turbante azul: eres la luz,

y yo estoy hecho de sombra.

La luz mira a la sombra con altivez,

con indulgencia, quizá con tristeza”.

Adam Zagajewski.- “La muchacha de Vermeer”

(Imagen.- Vermeer.- La joven de la perla.- 1665)

Seguir

Recibe cada nueva publicación en tu buzón de correo electrónico.

Únete a otros 183 seguidores